14.11.2013
Klipsch KMC 3, con la música a todas partes

El nuevo altavoz de la firma americana es perfecto para animar con música las fiestas al aire libre. Capaz de ofrecer un sonido potente y nítido en entornos abiertos, puede reproducir las canciones procedentes de cualquier dispositivo portátil, tanto de forma inalámbrica como a través de su entada auxiliar de 3,5 mm.

Magnetrón, empresa especializada en equipos y soluciones de sonido, presenta el nuevo altavoz inalámbrico KMC 3.

Perteneciente a la consagrada marca de sonido Klipsch, es un sistema de última generación portátil ideal para disfrutar de un audio estéreo 2.1 en cualquier momento y lugar.

Música al aire libre

Klipsch KMC 3 se caracteriza por generar un audio potente, limpio y muy equilibrado que es capaz de superar los ruidos que se generan en fiestas que se celebran en la piscina o barbacoas al aire libre.

Para ello, dispone de un driver dual de dos pulgadas de rango completo ubicadas internamente para disminuir la distorsión del sonido. Del mismo modo, cuenta con un singular sistema bass-reflex de doble puerto sintonizado que, combinado con un subwoofer de 5,25 pulgadas, ofrece bajos profundos de 40 Hz.

Todo ello se suma a la etapa digital biamplificada de 130 vatios con una avanzada ecualización por DSP que proporciona un sonido dinámico y realista a cualquier volumen.

Portabilidad total

Además de asa para transportarlo y unas dimensiones de 18 x 43 x 5 cm y un peso de 3,5 Kg, su portabilidad también está relacionada con sus características técnicas. Así, ha sido especialmente desarrollado para conectarse de forma inalámbrica a cualquier dispositivo portátil compatible como, por ejemplo, un smartphone, un tablet o un reproductor MP3. Para ello, cuenta con tecnología Bluetooth e, incluso, es compatible con el codex AptX®, integrado en algunos dispositivos móviles, que le permite ofrecer música bajo la más elevada calidad.

Además, integra un puerto USB para cargar la batería de los dispositivos que se conecten a él y una entrada auxiliar de 3,5 mm que le hace compatible con otras muchas fuentes de audio.

Sencillez de uso

Klipsch KMC 3 ofrece un uso de lo más intuitivo. De esta forma, cuenta en su parte superior con un reducido número de controles táctiles: uno para subir y bajar el volumen, otro para la conexión Bluetooth y uno más de encendido y apagado. Y si queremos gestionarlo a distancia, el equipo se acompaña de mando por control remoto.

Finalmente, y también pensando en su portabilidad, este altavoz funciona con ocho pilas D que proporcionan una duración de ocho horas si el audio está a un volumen elevado y 26, en el caso de que el volumen sea intermedio. Y si queremos disfrutar de él en una estancia, podemos alimentarlo a través de la red eléctrica.