30.08.2017
Klipsch R-10SWi y R-12SWi: Bajos portentosos en libertad

Diseñados con materiales de primera calidad y con un sobrio acabado, los nuevos subwoofers de la firma americana aportan una gran flexibilidad de colocación y una potencia sonora excepcional.

Todo ello con la gran versatilidad que le proporciona la posibilidad de comunicarse de manera inalámbrica con cualquier fuente de audio compatible. 

Mayo 2017.- Magnetrón, empresa especializada en equipos y soluciones de sonido, presenta sus nuevos subwoofers inalámbricos: R-12 SWi y R-10 SWi.

Dos sistemas ideados para ofrecer a los auténticos audiófilos unos bajos potentes y equilibrados, además de la capacidad de comunicarse con las fuentes de manera inalámbrica. El usuario tan sólo deberá escoger el modelo que se ajusta más a sus necesidades y comenzar a disfrutar de sus contenidos de audio con unos efectos sonoros completamente cautivadores.

Para grandes o pequeñas salas

En función de las dimensiones de la sala en la que se vaya a ubicar, el usuario podrá decantarse por el modelo R-12 SWi, que presenta una medidas de 40x35x47 cm y un peso de 15 Kg, o por R-10 SWi, cuyas dimensiones son algo más pequeñas, 35x31x39 cm y su peso también más ligero: 11 Kg.

Ambos ofrecen unos bajos de gran potencia que llenan las estancias sin necesidad de complicados cableados. Y es que, gracias al compacto transmisor inalámbrico preamplificado de 2.4 GHz con el que se comercializan, estos subwoofers aportan total libertad en el momento de hallar la localización deseada.

Materiales en pos del sonido

Para obtener el mejor rendimiento en ambos equipos, Klipsch ha trabajado cada detalle, desde la composición y la estructura del subwoofer hasta los materiales empleados en su desarrollo.

Así, los woofers internos han sido fabricados con grafito moldeado por inyección (IMG), lo que les confiere una gran ligereza y rigidez. Esto se traduce en una notable respuesta de las bajas frecuencias con una mínima distorsión.

De igual modo, las cajas están fabricadas en madera MDF con revestimiento de polímero cepillado y se completan con una rejilla frontal, fuerte y flexible, que puede desmontarse si así lo desea el usuario.

Tecnología de precisión

Klipsch R-12 SWi y R-10 SWi también están provistos de un controlador de alto rendimiento que es el responsable tanto de los graves más profundos como de la flexibilidad de colocación. Por su parte, el amplificador totalmente digital incorporado arroja una potencia de alta precisión de 400 vatios y una gran exactitud en la reproducción.

A ello suman un crossover low pass y un control de fase que hacen posible la combinación de los tonos de baja frecuencia del subwoofer con el audio de otros altavoces de la firma, así como establecer el nivel ideal de graves.

Plug and play

Finalmente, instalar el subwoofer R-12 SWi y R-10 SWi es tan sencillo como conectarlo a una toma de corriente, conectar el adaptador inalámbrico y elegir la fuente de emisión y la posición deseada. Si se prefiere, el usuario también puede comunicar el subwoofer a la fuente mediante cable.